Fox lleva muchas temporadas investigando en la automatización de las suspensiones. Durante estos años, ha lanzado suspensiones que incluían únicamente el bloqueo electrónico (Fox iCD), dando paso a su sistema Live Valve (2019), sufriendo una pequeña actualización este mismo año (se incorporan funciones específicas para eBikes).

PUB
Spiuk All Terrain Winter 2022

Rock Shox Flight Attendant en acción…

Rock Shox ha llevado más “en secreto” (es su primer sistema de este tipo) el desarrollo del Flight Attendant que se diferencia por ser Wireless, lo que facilita su instalación en cualquier cuadro, dejando una estética muy lograda.

Fox Live Valve en acción…

Rock Shox no ha detallado, por el momento, ciertas características de su sistema (Fox, por su parte, nos ha dado información sobre cómo actúan y cuántas veces lo hacen los sensores, por ejemplo), pero vamos a intentar darte unas pinceladas de lo más destacable de cada uno…y es que, en esencia, ambos sistemas responden a la automatización del ajuste de las suspensiones, permitiendo a los ciclistas centrarse en pilotar única y exclusivamente.

Rock Shox Flight Attendant (2022)

Como hemos comentado, este sistema es Wireless, disponiendo cada elemento de su propia batería: existen cuatro (pulsador, módulo de control, motor de amortiguador y eje de la biela) y cada una posee un led para indicar el estado de la misma. Dependiendo el componente, las hay del tipo CR o AAA. El sistema consta de:

Módulo de control y de motor del amortiguador: El módulo de control u operativo es el cerebro del sistema Flight Attendant. Se fija a la horquilla y recibe información de los sensores, analiza cómo está trabajando la suspensión y recibe las instrucciones del ciclista a través de los comandos o mandos selectores (muy cómodo al estar al alcance de la mano).

Funciona, de momento, con las horquillas Pike Ultimate, la Lyrik Ultimate y la Zeb Ultimate. Por su parte, el Módulo de motor del amortiguador trasero no tiene botones que sirvan como módulo de control, funciona de manera automática recibiendo la información en tiempo real para ajustar automáticamente su configuración.

El sensor de la biela recopila datos e informar al sistema de si el ciclista está pedaleando o no.

La información recopilada se envía en tiempo real al módulo de control principal de Flight Attendant. Por último, el pulsador izquierdo de 2 botones AXS sirve también para controlar todo el sistema Flight Assistant.

Como consecuencia de lo anterior, la suspensión siempre está en la posición adecuada en cada momento, cambiando automáticamente entre las posiciones de compresión Open (suspensión completamente abierta, para bajar), Pedal (rigidez suficiente para extraer más potencial a tus pedaladas) y Lock (bloqueo).

Por otro lado, el sistema tiene distintos modos de funcionamiento que tú podrás seleccionar: en el modo automático, el Flight Attendant recopila toda la información procedente de los sensores y envía los ajustes correctos a través del sistema inalámbrico AXS a los dos componentes de suspensión. También puedes seleccionar directamente cada uno de los tres modos de funionamiento (Open, Pedal o Lock) con el modo manual (puedes desactivar el automático desde el pulsador dl manillar o desde la botonera de la horquilla).

El modo Override te permite hacer lo mismo pero yendo directamente al modo deseado (pasa del auto al open , pedal o lock directamente). A la hora de personalizarlo, el modo Bias te permite un ajuste “fino” del modo automático. Partes de cero, es decir, de un perfecto equilibrio entre las tres posiciones de suspensión (Open, Pedal y Lock), aunque puedes configurarlo para que sea más adecuado a Lock (+1 o +2) con el sistema favoreciendo las posiciones más firmes, o más a Open (- 1 o 2) adoptando un enfoque más suave y favoreciendo un pedaleo, en general, más “amable”.

Esto se puede hacer sobre la marcha en Control o en la aplicación móvil AXS. Y es que la APP te permite controlar y configurar todo el sistema Flight Assistant.

Ahora asegura la marca que podemos crear un perfil de usuario, personalizar comandos, verificar el estado de la batería y hacer actualizaciones de firmware. Y todo, como decimos, en tu Smartphone.

Vídeo del funcionamiento del nuevo Rock Shox Flight Attendant

Fox Live Valve (2019-2021)

El Live Valve de Fox posee un conjunto de componentes (distintos sensores o acelerómetros repartidos en la horquilla, el eje trasero y el cuadro, los cuales leen la entrada del impacto en la rueda y el ángulo de paso de la propia bicicleta) que está destinado a interpretar el terreno y permite adelantarse a las percepciones del propio ciclista, para ajustar, también de manera automática, el comportamiento de la horquilla y del amortiguador.

Los sensores envían información al controlador de suspensión (posicionado en el cuadro, no en la horquilla) a una intensidad de 1.000 veces por segundo (el Flight Attendant lo hace en tiempo real), siendo interpretada por éste. El controlador, a través de unos solenoides (la electroválvula “Live Valve”), ajusta la suspensión en solo 3 milisegundos (según la propia marca, 100 veces más rápido que un abrir y cerrar de ojos).

FOX asegura que la suspensión es ajustada más de 450 veces por hora durante un salida por senderos técnicos, y es que el sistema la optimiza según sean subidas, terrenos llanos o descensos. Incluso detecta si el piloto decide dar un salto e irse al aire, configurando la suspensión para un aterrizaje cómodo. Y, ¿cómo funciona el Live Valve?:

El Controlador o centralita del “Live Valve” es el cerebro de este sistema y “supervisa” el terreno al ritmo de mil veces por segundo, obteniendo información de los sensores y realizando ajustes en solo tres milisegundos.

Recibirá información de los sensores o acelerómetros que son capaces de detectar si la bicicleta está subiendo (se abrirá la suspensión al detectar el impacto, iniciándose un temporizador que cerrará nuevamente la suspensión si no hay otro impacto), llaneando (se operará la suspensión en modo firme) o bajando (una vez detectado el primer impacto, se dejará la suspensión abierta hasta finalizar el descenso).

Por otro lado, la Electroválvula “Live Valve” es el “motor” que hará que la horquilla y el amortiguador cambien su comportamiento cortando o abriendo el flujo de aceite. Solamente requiere un pequeño pulso eléctrico de la batería (25 milisegundos) para variar su posición (abierta-cerrada), pero que, por su propio diseño, se mantendrán en dicha posición sin aporte de energía, algo clave para su eficiencia energética.

Para este 2021 el Live Valve se actualizó adaptando este al funcionamiento y a las características de las e-Bikes (su mayor peso implica mayor sufrimiento de la suspensión y mayores inercias en el comportamiento), aprovechando, además, parte del sistema de alimentación. Así que ahí entra a formar parte Bosch ya que el nuevo E-Live Valve pasa a integrarse en el conjunto Performance Line CX, ya que se utiliza la misma batería para alimentarse, ahorrando en componentes, en peso y evitando el engorro que supondría tener que cargar dos baterías. Para esta versión se introduce el manejo y configuración a través de una APP de la marca.

En su momento, Fox argumentó el uso de cableado para transmitir la información entre los diferentes componentes del Live Valve porque era la única manera de conseguir una transmisión de la información de  más de 1.000 veces por segundo. Veremos qué nos depara el futuro.

Vídeo del funcionamiento del nuevo Fox E-Live Valve

Más info en…

Rock Shox Flight Attendant

Fox Live Valve

 

José Escotto
¡El responsable de GoRide España! No falta experiencia en el área de la bicicleta (y el deporte en general) y mucho menos entusiasmo a la hora de difundir las últimas novedades sobre ciclismo y BTT.

¡TAMBIÉN TE GUSTARÁN ESTOS!