“O nos pasamos o no llegamos” parece ser la norma habitual en nuestros tiempos. Hace unas pocas temporadas las mochilas abundaban por los caminos de nuestro entorno; todos queríamos llevar una mochila, ya fuera de hidratación o no, hiciéramos rutas más cortas o más largas, de Cross Country o de Enduro. Daba lo mismo, todos nos hemos “calzado” una mochila y, sin embargo, ahora te lanzas por los caminos habituales, por esos mismos caminos donde veías mochilas hasta debajo de las piedras y resulta que nadie lleva mochila. Da lo mismo que haga mucho calor o no, necesitemos mucha agua o no, o comida o herramientas o ropa de abrigo, da igual nadie llevamos mochila en nuestras espaldas. Y luego llegan nuestras conversaciones con la Grupeta donde nos encontramos con verdaderos defensores de la mochila y verdaderos detractores de ella, ¿en qué bando estás? A continuación vamos a darte lo que nosotros creemos que son las claves tanto para estar a favor como en contra de llevar mochila. Es posible que no te hagamos cambiar de idea pero seguro que te van a hacer pensar un rato o, al menos, que te entretengas con nuestras “Discusiones con la Grupeta”.

PUB
Spiuk All Terrain Winter 2022

A favor de llevar mochila…

1.Puedes llevar contigo un extenso catálogo de componentes necesarios para hidratarte, alimentarte, arreglar tu bicicleta o abrigarte (o desabrigarte, según). La alta capacidad de una mochila te da para todo eso y mucho más, como un botiquín, algo que muchos ciclistas no tienen en cuenta: y es que, desgraciadamente las caídas están a la orden del día y nunca sabes cuando te puede tocar a ti (llevar algo de suero para poder limpiar heridas o un poco de desinfectante así como unas tiritas para no ir sangrando y manchando toda tu equipación y la bicicleta)

2.Con una mochila no tienes que depender del “manitas” de tu Grupeta y sonrojarte cada vez que tienes un percance y tener que pedirle cualquier tipo de herramienta. Con una mochila puedes llevarlo todo y como no tienes excusa para arreglarte a ti mismo tus problemas es una forma de ponerte las pilas y aprender un poco de mecánica en tus ratos libres..

3.La alta capacidad de la mochilas te permiten hacer rutas largas o muy largas sin miedo a quedarte sin agua o comida, por si la cosa se alarga más de lo esperado y así no tener que depender de encontrar alguna fuente o algún pueblo donde comprar algo de alimentos.

A favor:…”Con una mochila no tienes que depender del “manitas” de tu Grupeta: tienes todo lo que necesitas a tu alcance…”

En contra de llevar mochila…

1.Sin mochila tienes una libertad de movimientos alucinante, no te perjudica a la hora de pilotar y buscar la postura más adecuada para concentrarte en la conducción. ¿O acaso has visto a Schurter o Van der Poel con una a sus espaldas?

2.Generalmente, aunque estés a 28 grados bajo cero, las mochilas te hacen sudar: nada más salir de casa pedaleando ya te está sudando la espalda y eso supone que a la mínima te puedas quedar frío y coger un resfriado.

3.Cuando tienes mucho espacio tiendes a ocuparlo todo, incluso de cosas que no vas a necesitar en la vida. Y es que cuando tienes poco espacio y dependes solamente de lo que cabe en tus bolsillos y de lo que puedas “esconder” en tu bicicleta te ciñes solamente a lo imprescindible y no a cosas superfluas. Además, ya casi la totalidad de las bicicletas te permiten instalar dos bidones. Al final la mochila parece el trastero de tu casa y todos tus compañeros de Grupeta que van sin ella te piden que les lleves algo.

En contra:…”¿Has visto a Schurter o Van der Poel con una a sus espaldas? Creemos que no….”

 

José Escotto
¡El responsable de GoRide España! No falta experiencia en el área de la bicicleta (y el deporte en general) y mucho menos entusiasmo a la hora de difundir las últimas novedades sobre ciclismo y BTT.

¡TAMBIÉN TE GUSTARÁN ESTOS!