En esta sociedad dónde vivimos la vida de forma acelerada, a veces no nos quedan momentos para analizar las ‘necesidades más inmediatas’ de nuestras salidas ciclistas. Y esas ‘necesidades inmediatas’ pasan por realizar pequeñas comprobaciones a nuestra bicicleta antes de salir que nos van a permitir detectar posibles fallos e intentar solventarlos simplemente realizando pequeños ajustes, lo que te va a permitir tener una ‘experiencia ciclista en condiciones’.

PUB
Spiuk All Terrain Winter 2022

No todo tiene que pasar por hacer unas labores de mantenimiento de competición o llevar, tras cada salida, la bicicleta al taller; simplemente prestando atención a estos seis puntos que a continuación te contamos te asegurarás de salir a rodar con total seguridad y tranquilidad.

1.Holguras: aprietes varios

Es importante que detectes, antes de salir, posibles tornillos flojos y holguras en ciertos componentes; comprueba rápidamente con la propia mano los anclajes de las manetas y pulsadores, el cierre del sillín, los ejes de las ruedas, si la dirección presenta holguras, tornillería de manillar y potencia, etc.

Es una comprobación tremendamente rápida y que te va a evitar sustos por posibles desajustes durante la marcha…una dirección floja, unas manetas que se mueven, un sillín que se baja o se gira pueden provocarte un susto (cuando no un accidente). No pasa nada por perder unos minutos comprobándolo.

Recomendación: ten a la vista (donde guardes tu bicicleta) unas llaves sueltas de los tornillos que te comentamos (independientemente de las multiherramientas que lleves contigo): te recordará esta operación y no te dará pereza chequear lo comentado.

2.Sistema de frenos

Sí, ya sabemos que dejaste la bicicleta frenando perfectamente la última vez que saliste pero no cuesta nada hacer una pequeña prueba de frenado antes de salir: moviendo la bici y activando ambos frenos podrás detectar si ha habido alguna fuga que no haya dado la cara en la ruta anterior o que, sin querer, al lavar la bicicleta al llegar de la ruta anterior, hayas tocado los discos y los hayas manchado con algún producto que pudiera contaminar las pastillas….y ahora no frenen.

3.Neumáticos

Suena muy elemental pero comprobar los neumáticos antes de salir no es una labor que realice todo el mundo.

Echa un ojo a las presiones y realiza una pequeña comprobación visual exterior por si hubiera algún tipo de partícula o material (algún pincho de la vegetación campestre, un clavito, un cristalito, etc). Es posible que esté taponando la salida y que no haya perdido aire pero en cuanto te pongas a rodar y se desprenda, perderás aíre…

4.Suspensiones

Un repaso visual comprobando si hay alguna pérdida de aceite…comprimir un par de veces la horquilla y amortiguador para ver que no presenta una compresión excesiva o un comportamiento raro….son acciones de pocos segundos que evitarán sorpresas.

Si no tienes una bomba para suspensiones, hazte con una, tendrás dichos componentes a punto siempre que quieras.

5.Transmisión

Evidentemente damos por descontado que tendrás los componentes limpios y engrasados antes de salir….También damos por descontado que tendrás controlado el desgaste de la cadena, no te pedimos que antes de salir te pongas a sustituirla, evidentemente.

Pero no es mala idea hacer una pequeña comprobación de que todas las marchas entran perfectamente ya que, aunque seguro que habrás dejado la bicicleta funcionando correctamente, puede caber la posibilidad de que si la has lavado o si la has movido dentro de tu garaje o trastero hayas podido golpear el cambio, moverlo, haber doblado mínimamente una pieza, etc. y haber producido algún pequeño desajuste.

Una comprobación rápida, incluso sin moverte del sitio (levantando la rueda trasera, girando las bielas e insertando marchas) te permitirá saber si engranan todas a la perfección y evitar hacer que ese pequeño ajuste una vez que estés en tu ruta.

6.Calzado y pedales

Revisa en un momento el estado de las calas de tus zapatillas y el de los pedales: comprueba que no haya restos de suciedad, partículas de barro o tierra, alguna ramita de una planta….así como su grado de oxidación (si dejaste todo recién lavado en la ruta anterior); un poquito de lubricante en el pedal y lo tendrás listo para funcionar a la perfección.

Conclusión

Hemos realizado estas comprobaciones y no hemos tardado más de tres minutos (sin encontrar problemas, eso sí)…. pensamos que perder ese tiempo merece la pena, los beneficios son mayores.

Es una labor que hasta puede ser gratificante, te da una sensación de profesionalidad que ayuda a salir con una ligera sensación de orgullo, de haber hecho las cosas bien….si eres de los que madruga mucho para salir a rodar, puedes hacer este pequeño repaso la tarde-noche anterior…. recuerda, son solamente tres minutos de tu tiempo….

También te puede interesar leer en GoRide…

Especial: 5 recomendaciones básicas para el cuidado y mantenimiento del calzado

José Escotto
¡El responsable de GoRide España! No falta experiencia en el área de la bicicleta (y el deporte en general) y mucho menos entusiasmo a la hora de difundir las últimas novedades sobre ciclismo y BTT.

¡TAMBIÉN TE GUSTARÁN ESTOS!