¿Cuál es el mayor desafío para la nueva generación de e-Mtb? Exactamente: reducir el peso, pero sin sacrificar la funcionalidad, la estabilidad y el rendimiento. La Orbea Rise M-Team, en línea con algunos otros modelos del mismo segmento que hemos tenido el privilegio de probar recientemente, logra hacerlo. Hay pequeñas cosas que quedan fuera, de hecho, pero las sensaciones encima de la bicicleta lo compensan. Veamos cómo.

PUB
Spiuk All Terrain Winter 2022

El primer punto a destacar está relacionado con el peso, efectivamente: está por debajo de los 19 kg (quizás con pedales y algunos accesorios extra superan esta marca). Y esto es bueno, porque cada vez estamos más cerca de ver bicicletas eléctricas de MTB al nivel de peso de algunos modelos convencionales de suspensión total. Llegaremos allí.

En este capítulo, y para llegar hasta aquí, es necesario recordar que hay muchos componentes de alta gama que en origen son livianos y así contribuyen a esta ventaja, que se acaba pagando en todos los niveles, ya que la Orbea Rise M-Team cuesta 9.299 euros.

Pues bien, rápidamente podemos hablar de tres aspectos que garantizan la ligereza, además del cuadro de carbono y el binomio motor-batería, del que hablaremos más adelante. Primero, las ruedas: unas Race Face Turbine-R30 TLR 15. Como ruedas pensadas para el enduro, con un rendimiento impecable, también son ligeras teniendo en cuenta este aspecto de la MTB, situándose ligeramente por encima de los 1.800 gramos

Luego, la transmisión, que es otro elemento que siempre se deja notar un poco en la balanza. Aquí encontramos un conjunto completo de Shimano XTR que no necesita presentación y es el mejor (y más ligero) que podemos encontrar en la gama Rise. La cadena, el cassette 12x 10-51t, el desviador y las palancas de cambio de la serie M9100 (en asociación con un juego de bielas e*Thirteen de 32 dientes) garantizan una progresión de la marcha muy suave y sin ruidos.

Los frenos también son Shimano XTR (M9120), con pinzas de cuatro pistones y discos de 180 mm, y juegan un papel importante aquí, ya que en una e-MTB siempre es vital poder frenar con la misma eficacia con la que podemos avanzar, especialmente al descender. Rendimiento impecable.

Finalmente, en este trío de ligereza, llega la suspensión Fox 36 Factory con 150 mm de recorrido. Pero es una situación un tanto antagónica, por así decirlo, y por una razón: es un modelo que reduce el peso al mínimo dentro de este segmento, pero la versión de 140 mm está disponible como opción en Rise, lo que ayudaría a reducir aún más el peso…..

Ya que hablamos de suspensión, en la parte trasera contamos con un amortiguador Fox DPX2 Factory de 140 mm, un elemento que aporta una filtración y sensibilidad encomiables. Tampoco falta versatilidad en los ajustes, añadiendo la posibilidad de utilizar un espaciador más ancho que se suministra con el amortiguador y que hace que la amortiguación sea más “apretada”. Depende de los gustos, por nuestra parte decidimos dejarlo como viene.

Lista para grandes aventuras

Como ya sabéis, nos gusta “exprimir” las bicicletas durante unas semanas antes de sacar nuestras conclusiones. Una vez más hicimos esto y seguimos esta lógica. Entre varios otros bucles cortos durante la semana, decidimos utilizar la Orbea Rise M-Team en una gran “aventura”: visitar la “Serra do Socorro” Torres Vedras (Portugal) cuatro veces seguidas (en cuatro semanas consecutivas), cubriendo la misma ruta de MTB con 70, 8 kms y acumulado de 2.042 D +.

Si bien esta eMtb es de Enduro-Trail, esta bici no siempre tiene su hábitat natural en entornos Trail, ya que hay quienes eligen modelos con estas características para “disfrutar” de lugares con muchos descensos con saltos y retos más “irreverentes”.

Pero, con muchos caminos, varios singletracks y descensos rápidos (además de técnicas), esta “ruta” en la Serra do Socorro, en el oeste del país, es, sin embargo, una ruta con casi tantos tramos divertidos como exigentes….Hay un poco de todo

El objetivo era llevar al límite a la Orbea Rise M-Team, claro, pero también implicaba comprobar dos cosas: hasta qué punto aguantaba la batería en términos de autonomía en un uso muy similar e intensivo en los cuatro días; y ver qué tal la bicicleta subía con la asistencia eléctrica completamente apagada.

Partiendo precisamente aquí, digamos que siempre apagamos el sistema en las mismas subidas: una formada por una parte de camino de tierra y la otra por asfalto; una técnica muy con piedras entorpeciendo la progresión; y una algo menos técnica, más larga, con barrancos, terrazas, piedras sueltas y barro firme

Resultado: una excelente sensación progresando, siendo solo un poco más lenta que otro modelo eMtb que probamos recientemente y que además es bastante liviano. Pasó esta prueba

En estos 70,8 kms con 2.042 D + acumulados, os informamos que la batería se agotó justo al final de la vuelta, más concretamente entre los km 65 y 67, con las subidas ya hechas. Nota importante: siempre hicimos la ruta en los modos de asistencia Eco y Trail, activando el Boost solo en cinco partes, que son las subidas más técnicas y empinadas.

Dicho esto, hablemos del sistema Shimano Steps EP8 que instala Orbea en esta gama Rise, que combina un motor menos potente de lo que estábamos acostumbrados a ver (60 Nm) y una batería interna de tan solo 360 Wh.

Shimano Steps EP8 RS

Bueno, aquí tenemos ventajas y desventajas: por un lado, este motor posee menos potencia  que el EP8 estándar, lo que significa menos velocidad, menos asistencia al pedaleo y menos potencia de aceleración. Hay quien no se da por vencido, ni siquiera a cambio de autonomía. Por otro lado, sabemos que este es el factor principal para que tengamos eMtb más ligeras y también sabemos que habrá energía para pedalear más tiempo.

De hecho, además de lo que encontramos, la marca garantiza que puedes viajar 4.000 D + y rodar ocho horas utilizando el Extender Range opcional de Orbea de 252 Wh (que cuesta 449 euros por separado).

 

Volviendo a los modos, cabe destacar que en el modo Trail, quizás el más utilizado, existe la posibilidad de seleccionar dos niveles (o perfiles de uso), uno más potente que el otro. Es práctico y preferimos el segundo nivel, más conveniente y eso nos hace evitar muchas veces el modo Boost, ya que “come” más energía. Mientras tanto, el modo Eco es muy lento…

También en este capítulo, debemos discutir el tema de la unidad de control, que simplemente no existe en Rise. Al contrario de lo que vemos en otras marcas, no encontramos en la Orbea ninguna pantalla o display integrado que nos permita ver datos referentes al uso del binomio motor-batería.

Hay una pequeña caja en el medio del cable del manillar que tiene pequeñas luces LED que indican el modo actualmente seleccionado (Eco, Trail o Boost), qué modos se seleccionan mediante dos botones al lado de la empuñadura izquierda y el control de la tija telescópica Fox Transfer.

Personalmente, nos gusta más tener estas tecnologías para apoyar la conducción eléctrica y asistida que no tener nada a este nivel, como ocurre aquí. Aunque la idea es ahorrar peso. Porque el objetivo es, eso sí, crear una bicicleta eléctrica que quiera dar más importancia a la potencia de las piernas del ciclista. Siempre será una cuestión de gusto personal…

Nota para quienes usan GPS de Garmin: hay una forma de usar el GPS para tener algunos de estos datos e información en la pantalla. No hemos probado esta función, pero podría ser una solución. Una buena idea, por supuesto, siempre que no agote la batería del sistema de navegación.

¿Estéticamente atractiva?

Puede que sea una cuestión de gusto personal, pero las notas de diseño nos parecen bastante atractivas. Aquí también vemos la potencia corta, que le da a la bicicleta una posición de conducción agresiva (junto con el manillar de 780 mm).

Encender y apagar

Aquí tienes el botón que enciende y apaga el motor / batería de la bicicleta y también la conexión para encender el cargador de batería, con tapón estanco que no se abre bajo ningún concepto

Nuestra valoración …

Como hemos escrito mucho, para esta conclusión dejamos una impresión general que nos sorprendió muy positivamente: la Orbea Rise M-Team es un eMtb muy agradable y fácil de controlar en cualquier condición.

Es decir, forma parte de este tipo de monturas capaces de transmitirnos excelentes sensaciones en las rutas. Es muy estableen las curvas (incluso si la velocidad aumenta un poco más de lo que se debería…), es bastante fácil de levantar del suelo (¡para aquellos que saben más sobre la “cosa”!), y es fluida para rodar e incluso “escalar” sin ayuda, dentro de las obvias limitaciones.

Súmale a eso una buena selección de componentes y un cuadro de carbono Orbea OMR con una geometría perfectamente adaptada al tipo de uso, por lo que el resultado es muy satisfactorio. No es la mejor del segmento, pero cualquiera que se lo lleve a casa (y a los senderos) no se decepcionará en absoluto.

El comportamiento en los “singletracks” es genial y se debe en gran parte a que se trata quizás de la eMtb más ligera que haya hecho Orbea. Ágil, directa, competente, divertida, robusta, fiable. Destaca la eficiencia y calidad de todos los componentes seleccionados, con especial énfasis en la transmisión, frenos, ruedas y suspensiones. Comentar que el sillín no es de lo mejor de la bicicleta, se dejaba notar con el paso de los kilómetros….

El Shimano Steps EP8 nos ha dejado un sabor agridulce…..¿Es nuestra impresión o el sistema hace un ruido extraño (como un estallido) en muchos de los momentos en los que se activa y desactiva automáticamente mientras pedaleamos? No es nuestra impresión, lo hace. No es grave, pero es extraño y puede ser “molesto”.
Nos hubiera gustado una unidad para el control visual de la información relativa al sistema de asistencia eléctrica y la autonomía restante, por ejemplo.

Con todo lo dicho, el sabor de boca que nos ha dejado ha sido bueno, no esperábamos menos de una bicicleta que ronda los 10.000 euros….

Especificaciones de Orbea Rise M-Team:

Cuadro: Orbea Rise OMR 2021
Amortiguador: Fox DPX2 Factory 3-Position Adjust Evol Kashima
Suspensión: Fox 36 Float Factory 150 Grip2 Kashima
Juego de bielas: e * thirteen e * spec Direct Mount 32T Boost
Manillar: Race Face Next R 780 mm
Manetas de cambio: Shimano XTR M9100
Frenos: Shimano XTR M9120 (discos de 180 mm)
Casette: Shimano XTR M9100 10-51t 12x
Desviador: Shimano XTR M9100 SGS Shadow Plus
Cadena: Shimano CN-9100
Ruedas: Race Face Turbine-R30 TLR 15 / 110mm IS
Neumáticos: Maxxis Dissector 2.40 “y Rekon 2.40”
Tija del sillín: Fox Transfer Factory Kashima Dropper 31.6
Sillín: Fizik Taiga Kium
Motor: Shimano EP8-RS
Batería: Orbea RS Internal 360Wh
Peso: 18,9Kg
Precio: 9.299 euros

Jorge Lopes
Con más de quince años de experiencia en la creación y edición de contenidos en diversas áreas, es un adicto al deporte y, por supuesto, a la bicicleta. ¡Pero rara vez está en forma! Uno de los mentores del proyecto GoRide.

¡TAMBIÉN TE GUSTARÁN ESTOS!