Hemos tenido el privilegio de probar la última “joya” de Canyon, la Lux Trail nada más salir al mercado (aunque es modelo 2022)….

PUB
Spiuk All Terrain Winter 2022

Y, la verdad, es que aún no nos hemos recuperado de las más que gratas sensaciones que nos ha dejado este modelo llamado a ser uno de los reyes indiscutibles del Down Country en el próximo año…

Y, aún a pesar de su apellido “Trail”, su enfoque abarca muchas más disciplinas….no obstante se lanza también una versión especial de Emily Batty, corredora, como ya sabes, de la Copa del Mundo XCO y figura indiscutible de Canyon, lo que ya te da una idea de por dónde va el comportamiento de la Lux Trail. Pero dejemos eso para el final, que hay mucho más de lo que hablar.

Nuestra protagonista: Canyon Lux Trail CF 7

El cuadro de 1.905 g es una de las muchas señas de identidad de la Lux Trail CF7…

El alma

Aunque seguro que estás esperando con pasión que te hablemos de cómo se comporta la Lux Trail, antes tenemos que ir con la “literatura” que creemos imprescindible para que puedas entender más a fondo y, sobre todo, percibir sensaciones (aunque sea leyendo) de la nueva montura alemana.

La Lux Trail se va a 120 mm delante y 110 detrás de recorrido de suspensión, por 100 mm en ambos ejes de la Lux de XC….

Su cuadro deriva del de la Lux CF “a secas”, con lo que se imprime un carácter muy competitivo y reactivo, en especial por dos características; una es su bajo peso, ya que se factura en la especial fibra de carbono CF de la marca y que deja la báscula en 1.905 g. De momento, no se contempla usar el cuadro de la más rígida y ligera CF SLX con cotas más radicales aún que el CF….y es que el enfoque de la Trail no lo demanda.

Y la segunda es su geometría que intenta no alejarse en exceso del modelo XC. Y es que el incremento de recorrido de suspensión (la Trail se va a 120 mm delante y 110 detrás, por 100 mm en ambos ejes de la Lux) no ha alterado en exceso el comportamiento reactivo, con un compacto triángulo posterior de cortas vainas (435 mm, igual que la Lux de XC).

Pero evidentemente sí se han modificado otras cotas que imprimen confianza en un uso más “bajador”, como el ángulo de dirección lanzado a 67,5º (69,5° la XC) o la distancia entre ejes que se va a 1.176 mm en la talla M de nuestra protagonista (1.129 mm la XC).

El esquema de suspensión trasero brilla por encima de cualquier otro aspecto de la Lux Trail CF7…

La vestimenta

¿Dónde están el resto de las diferencias de la Lux Trail con la Lux? Pues lo que se ha pretendido es dar un comportamiento más seguro en bajadas sin perder el espíritu competitivo de toda una XC, para lo que se ha rodeado de todo lo necesario para la ocasión: además del mencionado crecimiento del recorrido de suspensión, se adaptan componentes como los manillares (760 mm en todas las versiones), se instalan neumáticos delanteros con más grip y anchura (2,40”), e incluye tijas telescópicas de 100 mm de recorrido en todos los modelos.

Y es que, con la llegada de la Lux Trail, han desparecido de las Lux 2022 de XC las tijas telescópicas que en modelos anteriores sí incluían. En nuestro caso, la Trail CF7 posee un más que equilibrado conjunto de componentes, suficiente para poder rodar con solvencia por donde te propongas pero manteniendo un coste de adquisición (4.299 €) bastante ajustado.

Rodando por pistas en buen estado, a poco que forzamos el ritmo, la Lux Trail comienza a despegar….

Y es que se dispone de un buen arsenal: set al completo Fox (horquilla 34 SC Performance Elite, amortiguador DPS Performance Elite, ambos elementos con mando remoto y tija telescópica Transfer Performance), transmisión completa Shimano XT (plato de 34d y cassette 10-51d) que incluye además sus frenos M8100 de dos pistones. Las ruedas poseen un perfecto equilibrio entre rigidez y peso, y es que las DT Swiss XRC 1700 de 30 mm de anchura dan buena fe de ello. Su confección en fibra de carbono les permite una aceleración brillante, en especial en tramos rápidos donde también otorgan una alta manejabilidad…

Comportamiento

Empecemos por lo más “banal” pero no por ello menos importante…para muchos: su impactante estética….y eso que la base con un color gris mate no luce mucho en fotos, pero en vivo, con la combinación del azul eléctrico ofrece un resultado muy atractivo, aunque si te van las estridencias, la Lux Trail puede ser algo comedida…

Pero vayamos al grano. Nada más subirnos notamos una gran facilidad para acoplarnos a ella, parece que llevamos toda la vida usándola. El que vaya un poquito más “levantada” de dirección que la Lux permite adoptar una postura más natural que, con el paso de las horas, hemos valorado mucho. Salimos de nuestro “centro de operaciones” rodando por pistas en buen estado donde, a poco que forzamos el ritmo, la Lux Trail comienza a despegar….

Y es que corre igual de bien que cualquier XC de pedigrí. Subimos un par de rampas con un fuerte desnivel y su peso, aunque no de los más ligeros (hemos verificado 12,3 kg con pedales) hace que no echemos en falta un plato menor: el de 34d se mueve con soltura. Además, la postura sobre el sillín (ángulo de 74,5°) bastante centrada en la bicicleta hace que no tengas que realizar “malabares” con tu posición cuando la rueda trasera comience a perder tracción.

Por cierto, buen trabajo el de la ruedas DT Swiss XRC 1700 que no han mostrado flexiones indebidas en momentos de pedaleo crítico…e imprimían una aceleración descomunal; no te das cuenta de lo que aceleran unas ruedas de carbono hasta que no te pones “manos a la obra…”.

Vamos buscando alguna “bajadita” para comprobar si los cambios con la Lux de XC se notan, pero antes nos metemos en un pequeño “berenjenal” al coger una trialera para ascender hacia nuestro objetivo. Las piedras sueltas y las roderas comienzan a aparecer y la rueda trasera empieza a perder tracción por momentos, pero el buen trabajo de la suspensión ahí atrás hace que no se descomponga por completo nuestra Lux Trail, lo que nos permite ir sorteando con facilidad.

Además, la potencia corta (60 mm) nos hace tener una posición perfecta para ir tirando del manillar e ir colocando la rueda a nuestro antojo. Bien por los 760 mm del manillar, no nos vamos enganchando con todas las jaras del sendero y nos otorga suficiente palanca…

No te vamos a detallar cada bajada que hemos hecho, te aburriríamos…pero, condensando, la Lux Trail nos ha cautivado. Es posible (vamos, seguro), que la Lux de XC, en buenas manos, pueda bajar igual de rápido. Pero también es seguro que tendrá que sudar tinta para seguirte ya que con la Trail todo es más fácil y, sobre todo, seguro.

Porque algo que nos gusta a los que no competimos para ganarnos la vida es llegar sanos y a salvo a nuestra casa. Y con la Trail bajas sin estrés, te sientes con confianza, tanta que a veces te puedes pasar de frenada por lo rápido puedes rodar. Ajustamos un rebote tirando a rápido en la horquilla para que no se le acumule el trabajo y el resto es coser y cantar. Porque es importante que la rueda delantera vaya bien guiada (el neumático de 2,40” tiene una pisada providencial y la horquilla con barras de 34 mm es suficientemente rígida) ya que la trasera, en zonas con piedra o raíces, puede que pierda adherencia… aunque menos de lo que te esperas de un esquema con 110 mm de recorrido…

Si te marcas algún salto, verás como la recepción de la trasera es algo seca (sobre todo si lo comparamos con el trabajo de la horquilla, siempre muy suave), pero no presenta mayores problemas…Por su parte, el recorrido de ambas suspensiones es más que suficiente, no echarás en falta más mm…¡ni menos!, ya que, utilizando como indicador del recorrido utilizado las pequeñas arandelas de goma para el Sag que vienen tanto en el vástago del amortiguador como en la barra izquierda de la horquilla, vimos que las llevamos a tope en bajadas algo complejas.

Empezamos ajustando la horquilla con un Sag del 25%, mayor que el habitual para una XC, pero poco a poco la fuimos endureciendo hasta quedarnos en un 20%: bajarás con total seguridad y comodidad, esta horquilla puede con todo.

Lo que nos ha dejado un poco fríos ha sido la mordiente del freno delantero: no sabemos si es un problema de rodaje (hemos estrenado la Lux Trail) pero no es muy contundente, le falta algo de potencia. Por un lado te aseguras no bloquear la rueda, pero no nos ha gustado. El trasero, por contra, ha funcionado a la perfección.

Si no eres un profesional que vaya buscando la milésima de segundo en cada vuelta a un circuito, esta montura es infinitamente más recomendable que la XC….

Análisis por partes…

Suspensiones y tija Fox

Horquilla Fox 34 SC Performance Elite: su comportamiento suave ya no nos sorprende, es una constante en Fox ese tacto tan fino y preciso que se adapta a las irregularidades del terreno de manera magistral. Se incorpora una tabla de presiones y pesos del ‘rider’ para orientarte a la hora de inyectar aire…con un peso de 60 kgs que tenemos, tuvimos que meter algo más de lo recomendado (acabamos con 70 psi). Por cierto, la posición ‘Medium‘ se nos antoja como ideal para todo lo que no sea bajar….por su parte, la ‘Firm’ (el bloqueo) la usamos para probarla…y nada más.

Amortiguador DPS Performance: su comportamiento va, lógicamente, asociado al buen hacer del esquema de suspensión. Y decimos bien lo de ‘buen hacer’ porque esta suspensión es lo que más nos ha gustado de la bicicleta. Excepto, como hemos comentado, en la recepción de saltos, donde se mostraba algo seca (no es tampoco su hábitat), su trabajo ha sido de sobresaliente: este esquema de suspensión mantenía la rueda pegada al suelo continuamente, no había apenas pérdidas de tracción subiendo ni con firmes muy rotos….nos poníamos de pie a pedalear fuerte (sin bloquear la suspensión) y no se comprimía ni medio milímetro….un 10.

Tija telescópica Transfer Performance: no tiene pega alguna, su funcionamiento es muy suave, no requiere esfuerzo para ser retraída, y con una pequeña insinuación se despliega con rapidez. Si acaso podíamos pedir algún milímetro más de recorrido (viene con 100 mm en todas las tallas…) ya que en momentos de bajadas muy pronunciadas el cuerpo tocaba con el sillín. Pero volvemos a lo de siempre, no es una bicicleta de Enduro…

Mando remoto: A priori muestra un manejo muy intuitivo, y es así, pero su más que suave accionamiento hace que en marcha sea difícil acertar con la posición ‘Medium’….además, la extremada sensibilidad del pulsador que desbloquea las suspensiones hace que, con un mínimo roce, se liberen (o de la posición “Medium” o de la “Firm”, según estén)

Grupo Shimano XT

Transmisión Shimano XT 1×12: no hay nada que reprocharle, su manejo preciso y rápido ayuda a “pilotar” más que a “conducir” la Lux Trail CF 7. La relación de transmisión elegida (cassette 10-51d con plato de 34d) nos parece ideal….si en tu mente está hacer mucha alta montaña con fuertes desniveles es posible que un plato de 32d sea más adecuado, pero la verdad es que para un uso como para el que está diseñada la Lux trail el de 34d es perfecto.

Frenos Shimano XT: hemos mencionado anteriormente la falta de potencia en el freno delantero… Y queremos puntualizar que posiblemente sea más un tema de gustos que de un problema con este set de frenos. Reconocemos que nos gustan los frenos muy potentes y los XT de este modelo lo son pero, en especial el delantero, no tanto como nos gustaría.

Otros componentes y detalles

La Canyon Lux Trail CF7 está salpicada de detalles que te harán la vida más fácil. El tope que hay para la dirección (Impact Protect Unit) y que evita que el manillar golpe el cuadro, la palanca escamoteable de extracción de la rueda trasera, los dos protectores que hay en la vaina o el vinilo protector bajo el tubo diagonal, que de serie se incluyan dos portabidones con sus respectivas botellas (de 750 ml), su minimalista pero efectivo guiacadenas… como verás, la lista es larga…

A nivel de periféricos la Lux Trail tampoco va mal servida….en la ficha técnica tienes un listado de todos ellos. Nos ha gustado su sillín Selle Italia SLS Boost, realmente cómodo y con un tamaño que te permite una buena libertad de movimientos. Y también el manillar Race Face Ride, de buena morfología y dimensiones correctas: y es que 760 mm son más que suficientes para una Down Country…..

¿Y los neumáticos? Bien (muy bien) el Schwalbe Wicked Will TLE EVO de 2,40″ delantero, con un grandísimo agarre (por diseño y compuesto). El Racing Ralph TLE EVO 2,35″ trasero, mejor de lo que su diseño presupone, aunque en un uso muy radical (mucha trialera) su vida útil será corta…los flancos aguantaron bien los envites de las piedras.

Veredicto final…

No te vamos a engañar: nos ha gustado la Lux Trail. Es la “máquina total”, te vale para (casi) todo. No pretende competir con monturas de Enduro pero, si no tienes pretensiones de Bike Park, podrás lanzarte por verdaderos territorios del “gravity”, con un comportamiento mejor de lo que supones.

Pero no es su intención, la idea es permitirte ir un poco más allá de una utilización puramente XC y, la verdad es que, si no eres un profesional que vaya buscando la milésima de segundo en cada vuelta a un circuito, esta montura es infinitamente más recomendable que la XC. 

Por último comentar que su precio está bastante ajustado aunque no sabemos si está muy justificada la diferencia de 600 € con su “hermana”, la nueva Lux CF7: la Trail añade a la XC la tija telescópica y algún componente sobredimensionado (horquilla 34 en lugar de 32…), y poco más.

A destacar:

  • Sistema de suspensión trasera.
  • Acabados y detalles “High Tech”
  • Enfoque de utilización amplísimo (abarca desde el XC hasta “casi” el Allmountain…)

A mejorar:

  • Mando remoto de las suspensiones.
  • Freno delantero (según nuestros gustos).
  • Peso en comparación a alguno de sus rivales y precio en comparación a otros productos de Canyon.

Canyon Lux Trail CF7

Cuadro: Fibra de Carbono CF //Horquilla: Fox 34 SC Performance Elite 120 mm // Amortiguador: Fox DPS Performance 110 mm // Transmisión: Shimano XT 1×12 (Plato 34d y cassette 10-51d) // Frenos: Shimano XT M8100 2 pistones  Discos 180-160 mm // Ruedas: DT SWISS XRC1700 Carbon 30mm // Neumáticos: Schwalbe Wicked Will TLE EVO de 2,40″ (D) Schwalbe Racing Ralph TLE EVO 2,35″ (T) // Manillar: Race Face Ride 760 mm // Tija telescópica: Fox Transfer SL Performance 100 mm // Sillín: Selle Italia SLS Boost //  Peso: 12,3 kg (verificado Talla M con pedales y con 2 portabidones) // Precio: 4.299 €

Galería de fotografías

Más info en…

Canyon Lux Trail

Vídeo oficial de la marca…

También te pueden interesar estas otras pruebas de GoRide…

A prueba! BH Lynx Race EVO Carbon 9.5

A prueba! Trek e-Caliber 9.9 XTR

A prueba! GT Grade Bolt vs Cannondale Topstone Lefty Carbon 3

 

José Escotto
¡El responsable de GoRide España! No falta experiencia en el área de la bicicleta (y el deporte en general) y mucho menos entusiasmo a la hora de difundir las últimas novedades sobre ciclismo y BTT.

¡TAMBIÉN TE GUSTARÁN ESTOS!